Por Alex Orué.

En 2003, poco después de que mis padres anunciaran que se iban a divorciar, estuve con mi padre y mis dos hermanos pequeños en un fin de semana de padre e hijo. Vi a una pareja gay caminando por la calle en la Ciudad de México, ignorando los ojos juzgadores de personas como mi papá. Ver a dos hombres cariñosos, sin vergüenza y en público, me dio esperanza, pero también recibí el mensaje de mis alrededores de que no era seguro para mí decirlo todavía.

Seis años después, dejé México para asistir a la universidad en Columbia Británica y encontré una comunidad que me aceptó lejos de las miradas de mis amigos, mi familia y mi fe en mi país. Mientras exploraba una pequeña biblioteca en Vancouver, descubrí el libro de Dan Savage, The Commitment. Era el mensaje de “todo mejora” que necesitaba escuchar. Me convenció de que me merecía una vida feliz, aunque la culpa católica me dijera lo contrario.

Le dije a mi familia y amigos cercanos por Skype un año después. Mi mamá me preguntó si era gay… y se aseguró de que supiera que ella me amaría sin importar nada. Ella insistió en que hablara con mi padre … mi padre de extrema derecha, el mismo padre que sugirió que la pareja que vimos felizmente caminando por la calle necesitaba ayuda para curarse y un amor que sus familias “no les dieron”.

Aún así, animado por mi madre, hablé con él dos días después. Mi novio en ese momento me tomó de la mano durante uno de los momentos más aterradores de mi vida, justo fuera de la vista de la cámara mientras yo navegaba sin éxito por las palabras que había ensayado durante dos noches de insomnio. No quería llorar. Quería que mi padre supiera que era feliz … feliz de ser yo y sentir el amor que me perdí en mi adolescencia. Debe haber sentido el terror en mi voz; lo primero que dijo fue: “¿Tenías miedo de decirme esto?”

“Sí, mucho”, dije sin demora. Se disculpó por haber hablado tan negativamente sobre personas LGBTQ+ sin darse cuenta de que estaba hablando de su propio hijo. Dijo que necesitaba tiempo para desaprender esas cosas, que era él quien estaba equivocado, no yo. Todos los años desde que regresé a México, él ha estado a mi lado en cada Marcha del Orgullo, junto con el resto de mi familia.

Años más tarde, traje a mi familia a conocer a la de Matthew Shepard en un evento organizado por la Embajada de Estados Unidos en México. Fue allí donde supe, por primera vez, que mi madre le había hablado a mi padre antes de que yo saliera del armario para que eligiera sus palabras con cuidado. Judy, la madre de Matthew, había hecho lo mismo con su padre Dennis, cuando, años antes, Matthew se había acercado a ellos por teléfono.

Mi lucha fue principalmente interna. Necesitaba perder mi fe católica y hacer las paces con mi propia sexualidad. Al final, no me mostraron nada más que amor y apoyo, pero sabía que otros no lo tenían tan fácil.

Poco después de contarle a mis padres, me convertí en la primera persona fuera de los Estados Unidos en compartir mi historia para It Gets Better, y la primera en hacerlo en otro idioma que no fuera en Inglés. Mi historia fue incluida en el exitoso libro It Gets Better del New York Times, que finalmente me encaminó hacia donde estoy hoy: el Coordinador de Programación Global del Proyecto It Gets Better y el Director Ejecutivo de It Gets Better Mexico.

Todos los días, trabajo con personas extraordinarias de todo el mundo y me aseguro de que los adolescentes de mi país y de otras naciones de habla hispana tengan acceso a nuestros orgullosos modelos a seguir. La red global de afiliados de It Gets Better ahora se extiende por cuatro continentes y seis idiomas con una presencia importante en América Latina. Al marcar el comienzo del Mes de la Herencia Hispana, recuerdo el impacto de nuestro trabajo a través de los testimonios de otras personas que, al igual que yo, un niño tímido, gay y católico mexicano, encontraron consuelo en el arsenal de historias inspiradoras de It Gets Better, incluidas en mi lengua materna y de mi cultura. Después de todo, esa es la razón por la que decidí compartir mi propia historia: para reflejar lo que quería ver al crecer: alguien como yo.

– Alex Orué es el Coordinador de Programación Global de It Gets Better Project y el Director de It Gets Better Mexico.